mobile

.obra para jardín, caminante y percusión en movimiento

Plantilla: performer caminante y 4 percusionistas
Creación: febrero-junio 2015
Estreno: 24 de junio de 2015. Museo Reina Sofía, Jardín del Edificio Sabatini. Festival Resonancias. NEOPERCUSIÓN
Duración: 45 minutos

→ Partitura completa


Resonancia. Conciertos para otra escucha from Museo Reina Sofía.

La presente obra es un encargo para el festival «Resonancias» del Museo Reina Sofía, comisariado por José Luis Espejo. La idea sobre la que se articula todo el festival es la de proponer a cuatro artistas relevantes del mundo del arte sonoro y la música contemporánea la realización de una intervención en diversos espacios del Museo. De esta manera, lo singular de la composición ya no sería un contenido aislado y realizable en cualquier lugar neutro, sino precisamente su relación con un espacio o lugar específico y toda la significación y memoria que éste porta consigo mismo .

mobile toma como punto de partida el patio del edificio Sabatini del Museo. El patio, no únicamente como lugar en el que se realizará la intervención, sino como verdadero «instrumento». Los distintos elementos que componen el patio serán utilizados como un conjunto de elementos a partir de los que se materializará la obra: los múltiples caminos e itinerarios que describe en su interior serán recorridos por un performer, cuya posición al caminar será lo que determine la acción de los cuatro percusionistas, situados inicialmente en las cuatro esquinas del espacio. Posteriormente, son los propios percusionistas los que también recorrerán el espacio, despertando sus múltiples resonancias mediante su movimiento, y creando en los espectadores una experiencia de escucha que variará dependiendo de dónde estén ubicados o cómo se muevan durante la intervención. Y, junto con las caminos, también algunos de los elementos sonoros presentes en el propio espacio, cuyo sonido será intervenido o despertado por los percusionistas: las 4 fuentes, diferentes árboles y arbustos, o los bancos que ocupan el lugar.
Se convierte así el espacio en una realidad aumentada a través del sonido, un macroinstrumento, una verdadera partitura «móvil» como un indirecto homenaje al «mobile» de Alexander Calder que preside el patio desde 1988.


fotos: Joaquín Cortés / Román Lores